Home

Equipamiento

Aportamos nuestra larga experiencia en el desarrollo y la producción de recipientes de seguridad y de embudos en acero inoxidable cada día en la fabricación de nuestros productos. Resulta también una basa de alto valor para cualquier nuevo desarrollo y otras mejoras que se pueden aportar a nuestros productos como siempre hemos hecho y seguiremos haciendo. Los productos de la marca Rötzmeier son conformes a las normas correspondientes y a las reglamentaciones como por ej.  "Reglas técnicas para los líquidos inflamables 60" (TRbF 60 - estas definen las exigencias concernientes a la utilización de embalajes para productos peligrosos como recipientes móviles hasta un volumen de 450 litros, su transporte y su rellenado con líquidos inflamables), TÜV (otorga la marca GS para seguridad controlada), FM (Factory Mutual - equivalente americano del TÜV), etc.

Obturadores con cierre automático y protección anti-desbordamiento

Todos los recipientes de seguridad de Rötzmeier disponen de obturadores que quedan abiertos únicamente durante el uso. Después del uso de la apertura o si el recipiente, por ejemplo en caso de urgencia o por equivocación se empuja o se encuentra tumbado, el obturador se cierra automáticamente gracias a la fuerza de un resorte. Esta función evita que el contenido pueda derramarse de una manera descontrolada y provocar contaminaciones o un peligro en caso de incendio. Una salida de vapores peligrosos para la salud e inflamables es igualmente impedida. Utilicen nuestros recipientes con el embudo de seguridad correspondiente de nuestra marca, este evita automáticamente un desbordamiento del recipiente. El embudo no acepta más líquido que la cantidad que puede todavía entrar en el recipiente.

Dispositivo cortallamas

Los recipientes de seguridad Rötzmeier están equipados de un cortallamas en fino tejido de acero inoxidable. Las sustancias almacenadas se encuentran así protegidas contra el contacto con chispas o llamas. Chispas pueden producirse por ejemplo por una carga electroestática durante el rellenado o el trasiego de un recipiente. Ni tales chispas ni un incendio que podría producirse dentro de las instalaciones pueden inflamar el contenido del recipiente. Sin la protección con un cortallamas efectivo, el contenido podría incendiarse y volverse un peligro para las instalaciones.

El modo de funcionamiento de los cortallamas utilizados en los recipientes de seguridad Rötzmeier esta basado en los descubrimientos del químico ingles Sir Humphry Davy y de su alumno Michael Faraday. Ellos descubrieron que un cierto tamaño y una forma especial de tejido metálico impiden la entrada de las llamas. Hoy en día un dispositivo cortallamas concebido de esta forma se llama cortallamas según Davy. Los cortallamas dentro de los recipientes de seguridad de Rötzmeier son extraíbles y permiten una fácil limpieza. Están fabricados - como los recipientes mismos - en acero inoxidable de alta calidad. Las expresiones anti-llama, cortallamas y dispositivo contra la entrada de las llamas son todas la misma cosa.

Compensación de la presión

Los recipientes de seguridad Rötzmeier están equipados de una válvula de compensación (a veces llamada válvula de escape o de degazificación), la cual deja evacuarse automáticamente la presión excesiva que puede producirse dentro del recipiente y le protege así contra el riesgo de explosión (recipiente con protección anti-explosión). Una sobrepresión puede aparecer por una reacción de la sustancia contenida misma o por cambios térmicos que influyen sobre el recipiente (por ej. exposición al sol, incendio dentro de las instalaciones). En esas dos circunstancias, un aumento descontrolado de la presión puede conducir a un estallido del recipiente. Los recipientes Rötzmeier están protegidos contra un tal riesgo de estallido por  válvulas de escape. Según el tipo de recipiente Rötzmeier utilizado, la sobrepresión se escapa automáticamente a partir de 0,3 o 0,4 bar. El mecanismo de las válvulas de compensación se encuentra en el interior de nuestros tapones con rosca y de los dispensadores de precisión en acero inoxidable. Al mismo tiempo se produce una compensación de la presión que facilita un trasiego continuo del recipiente.

Los recipientes de seguridad para el transporte de Rötzmeier están disponibles con o sin válvula de compensación. En caso de accidente una parte del contenido en producto peligroso podría escaparse de barriles caídos a través de una válvula de compensación. Esto puede provocar un peligro para el hombre y el medioambiente por quemaduras, contaminaciones o incendios. Es el motivo por el cual recomendamos de manera general de utilizar recipientes de seguridad para el transporte sin válvulas de compensación. Sin embargo casos especiales de utilización de recipientes de transporte pueden hacer necesario el uso de una válvula de compensación.

Toma de tierra

Durante el rellenado o el trasiego de un recipiente con ciertos líquidos, puede producirse una carga eléctrica por fricción (carga electroestática). Una semejante carga puede provocar una chispa que a su vez puede inflamar o incluso provocar una explosión. Los productos almacenados en los recipientes de seguridad Rötzmeier están protegidos antes estos efectos gracias al cortallamas integrado. Pero los usuarios quedan expuestos a este riesgo en las proximidades inmediatas de la manipulación por mezclas de gases con el aire o de otras materias. Los recipientes de seguridad Rötzmeier son totalmente conductores y evacuan automáticamente semejantes cargas eléctricas. Si el suelo no es conductor (espacio antiestático entre otros) es necesario asegurar el recipiente con un cable de tierra separado. Todos los productos Rötzmeier disponen de dispositivos que permiten une puesta a tierra o la conexión de un cable de puesta a tierra.

Cando nuestros recipientes se utilizan con nuestros embudos, vale el mismo principio: estos últimos tienen puntos de contacto conductores con el recipiente y solo deben conectarse a la tierra por un cable adicional en los casos cuando el recipiente se encuentra sobre un suelo no conductor o bien si el embudo se utiliza con un recipiente no conductor (por ej. con bidones de plástico económicos).

Materiales y construcción robustos

Los materiales utilizados para los recipientes Rötzmeier son extremamente duraderos; si se les utiliza en condiciones adecuadas, su vida útil puede alcanzar varios decenios. Las paredes gruesas en acero inoxidable ofrecen una excelente resistencia en la utilización cotidiana así que una resistencia extrema a la ruptura, cuando un recipiente por inadvertencia resulta empujado o llega a caer.

Modularidad

Nuestro programa esta formado de una manera fuertemente modular. Se puede utilizar por ejemplo una jarra de seguridad para diferentes operaciones: con un  dosificador de precisión para dosificar, con un tapón de rosca para almacenar o con un platillo para remojar trapos. En cada página de producto de nuestro sitio Internet, encontraran una ficha técnica con las indicaciones concernientes a los accesorios disponibles para acompañar cada producto.

 
 
2018 © Rötzmeier Sicherheitsbehälter
Informaciones legales
teléfono: +49 (0) 5258 8077, fax: +49 (0) 5258 5902
e-mail: